Carpintero de Puerto Rico

 

NOMBRE CIENTIFICO

Melanerpes portoricensis

IDENTIFICACIÓN

Partes dorsales completamente negras, con la frente blanca y la garganta y el pecho de un rojo brillante. El vientre inferior y los flancos son color acanelado. La rabadilla blanca destaca al volar. La hembra tiene menos rojo ventralmente que el macho. Tamaño: 23-27 cm.; peso promedio: alrededor de 70 g., siendo las hembras más pequeñas que los machos.

VOZ

Los llamados incluyen un serie ruidosa de notas "uica". Tamborea en los árboles, pero no tan frecuentemente como otros carpinteros en América del Norte.

Presione el botón para escuchar
Audio (M. Oberle)

HÁBITAT

Bosques, cafetales de sombra, manglares, palmares, parques y jardines: dondequiera que haya árboles.

HÁBITOS

El Carpintero de Puerto Rico inspecciona la corteza, sondea grietas y taladra huecos en troncos y ramas en busca de sus presas favoritas: larvas de escarabajos, hormigas, tijerillas y otros insectos. Esta ave posee plumas rígidas en la cola que le permiten apoyarse contra la corteza mientras taladra. A veces se alimenta de escorpiones, lagartijos y coquíes, y más de un cuarto de la dieta consiste de la fruta de la palma y bayas. Las hembras, un tanto más pequeñas que los machos, suelen forrajear con mayor frecuencia en las ramas más delgadas de la copa de los árboles, alimentándose de los insectos que encuentran en la superficie de las hojas o la rugosidad de la corteza. Los machos, por contraste, optan por taladrar huecos al forrajear. Al igual que otros carpinteros, el Carpintero de Puerto Rico posee una especie de puás en la lengua y una saliva viscosa que le ayudan a extraer insectos de grietas y huecos. Los ligamentos que controlan la lengua son tan largos que están almacenados bajo la piel en la parte trasera del cráneo. Al volar, los carpienteros pausan entre vigorosos aleteos, produciendo un vuelo ondulado. Pequeños grupos bullangueros se reúnen en árboles muertos o aquéllos con pocas hojas, como el yagrumo. El Carpintero de Puerto Rico excava un hueco en un árbol, o a veces un poste de luz, y en él deposita entre 4 y 6 huevos blancos. A veces esta especie anida en colonias laxas. El Carpintero puede ser atraído a los patios usando sebo en los comederos para aves, fuente de alimento que defiende de Mozambiques y otras aves que se aproximan demasiado.